2. El educador, llamado por Dios para ser ángel custodio.

Juan Bautista de La Salle dedicó gran parte de sus esfuerzos a la formación de maestros. Su compromiso con el establecimiento de las escuelas cristianas le llevó a intuir que un proyecto educativo que procure la Salvación tiene su punto de partida en un maestro que se sabe llamado por Dios para ser su ministro. Por ello, sus escrito son fuente inagotable de motivaciones y orientaciones para que los maestros tomen conciencia de su llamamiento y de la entrega radical que están llamados a realizar para contribuir en la construcción del Reino de Dios por medio de la educación.

Imagen: Una comunidad Lasallista para la eternidad. Pintura del maestro Antioqueño Ramón Vásquez


Galería

 

 

 

signo2 Logo IALU     3 bice4 iila  5 logo esperanza web  6 logo observatorio web logo car  7 CLAR

Ir Arriba