unidosHERMANOS Y MAESTROS LASALLISTAS VENEZOLANOS

“Alégrense por la esperanza segura que tenemos.
Tengan paciencia en las dificultades y sigan orando”.
Rom 12,12

Queridos Hermanos y Seglares Lasallistas, reciban un fraterno saludo de parte de los integrantes del Consejo MEL de la Región Latinoamericana Lasallista (RELAL).

Somos conocedores, en parte, de la situación por la que ustedes están pasando. Hemos leído los mensajes, hemos visto y oído noticias acerca del escenario de zozobra en la que se encuentra su querido País. Nos duele que estén viviendo esa situación, nos preocupa su bienestar, su vida, su día a día. Sus sentimientos también son nuestros sentimientos. Por ello, hoy queremos dirigimos a ustedes con ese sentido profundo de comunión y de unidad en el Carisma Lasallista y en Cristo, para hacernos uno, orando y esperando una pronta solución a la crisis que vive Venezuela.

Hermanos y Seglares, los exhortamos a que no desfallezcan y a que no decaigan en el ánimo. Bien sabemos que la situación es compleja, pero estamos en el único espacio que puede permitir transformar esa realidad, la educación. Los rostros de los niños y de los jóvenes que Dios nos ha confiado en cada uno de los centros educativos deben convertirse en el aliciente, en la energía y en el motor para seguir creyendo que un mundo mejor es posible.

“Alma mía, en Dios solamente reposa, porque de Él es mi esperanza. Él solamente es mi roca y mi salvación” (Salmo 65,5-6). Somos solidarios con ustedes, cuenten con nuestras oraciones, deseamos de todo corazón una Venezuela radiante, pujante, con un estado de justicia, paz, bienestar y estabilidad que permita e impulse la plena realización de cada ser humano.

La Salle, a través de siglos de historia, ha sido como una vela encendida ante los grandes hitos de la sociedad de este mundo. Estamos seguros que hoy ustedes son La Salle y continúan siendo esa llama que, a través de la educación humana y cristiana que nos caracteriza, siguen llenando de esperanza, amor y fe el corazón de cada niño, de cada joven, de cada familia y de cada maestro.

Hermanos y maestros Lasallistas, recuerden la exhortación del Santo Papa Juan Pablo II al iniciar su pontificado: “No tengáis miedo, abrid de par en par las puertas a Cristo”. Que el Señor, Dios de la vida, llene de fe, esperanza y fortaleza sus corazones, para que cada uno sea la mano amiga, el soporte amoroso de cada niño y joven que está bajo su cuidado.

Que a través de estas líneas lleguen, nuestras oraciones y un solidario abrazo de apoyo, para que arribe pronto la unidad y paz al país.

Lasallistas por siempre,

Atentamente,

CONSEJO REGIONAL DE MISIÓN EDUCATIVA

 

 

 

 

signo2 Logo IALU     3 bice4 iila  5 logo esperanza web  6 logo observatorio web logo car  7 CLAR

Ir Arriba