banner hermanosLa propuesta educativa lasallista parte siempre de la realidad: “impresionado por la situación de abandono de los hijos de los artesanos y de los pobres, Juan Bautista de La Salle descubrióÏ, a la luz de la fe, la misión de su Instituto como respuesta concreta a su contemplación del designio salvador de Dios.” (Hermanos de las Escuelas Cristianas, 2002, No. 11). El Hno. Álvaro Rodríguez reafirma ese compromiso al sostener que “la finalidad del Instituto según el Fundador no puede ser entendida y el Instituto no puede ser fiel, más que abriéndose a la Iglesia y al mundo, a sus necesidades y llamadas... Nuestros esfuerzos de adaptación no podrían alcanzar su objetivo si nos centramos demasiado exclusivamente sobre nosotros.”(Rodríguez, 2007, p. 9)

La educación, en la actualidad, enfrenta muchos retos a nivel general, y en especial la que se ofrece en las instituciones lasallistas, de ahí que el Secretariado para la Misión Educativa Lasallista, interesado en brindar a los maestros elementos para propiciar cambios que mejoren la práctica pedagógica en las aulas, ha clasificado una serie de técnicas de enseñanza para identificar, con claridad, a qué tipo de contenido se refieren, con qué finalidad se utilizan, o qué tipo de habilidades favorecen.

Por otra parte, se han rescatado, gracias al testimonio de varios Hermanos, algunas prácticas pedagógicas exitosas que aplicaban los primeros Hermanos que llegaron a México y que beneficiaron a varias generaciones de alumnos.

El quehacer educativo se vuelve cada vez más complejo, debido a que las nuevas generaciones encaran estímulos de diversa índole que las diferencian de las generaciones de años anteriores. De ahí la importancia de emplear las metodologías, estrategias, y técnicas más adecuadas -por parte de los docentes-, para alcanzar el objetivo educativo propuesto por la institución.

El Documento que, en fechas próximas, estará a disposición de todos los docentes del Distrito, parte de los principios del Modelo Educativo y ofrece respuestas al componente de cómo enseñar y cómo aprender, mediante técnicas de enseñanza como pautas que ayuden a los docentes a dar sentido a su práctica educativa, y para orientarla en el espíritu lasallista y en el logro de aprendizajes significativos. Las técnicas de enseñanza derivan de las nuevas corrientes pedagógicas, pero se las impregna del espíritu lasallista para que respondan tanto a las necesidades educativas y sociales actuales, cuanto a los planteamientos de la filosofía lasallista.

El Documento se articula en cinco apartados:

  • El primero recuerda los principios educativos que debemos fomentar para integrarse al Carisma y Misión lasallistas planteados en el Modelo Educativo Lasallista, propuesto por el Secretariado para la Misión Educativa Lasallista en el año 2010. Ofrece una panorámica de los desafíos que encara la educación actual, como el desarrollo humano sostenible o la participación de la vida en comunidad.
  • El segundo, describe aspectos teóricos relacionados con la diferencia entre metodología, estrategia, y técnica, ya que los tres componentes integran el quehacer educativo, pero no son categorías equivalentes y su adecuada diferenciación favorece su conveniente aplicación.
  • El tercer apartado ofrece la presentación y uso pedagógico de diversas técnicas de enseñanza que los docentes pueden aplicar acordes con los propósitos que deseen alcanzar con sus alumnos.
  • El cuarto bloque se esmera para recrear algunas de las excelentes prácticas que aplicaron los primeros educadores lasallistas en México.
  • Finalmente, el quinto, analiza la relación entre estrategia y evaluación.

Para que este Documento constituya una herramienta útil en la práctica docente, “debemos sustentar una perspectiva teórica en nuestras propuestas didácticas, que incluya el concepto de problematización de lo aprendido, una noción integral de las actividades y tareas a realizar en el aprendizaje, y los productos que se espera construir gracias al desarrollo de los contenidos considerados” (Domínguez Chávez, 2009). El docente en la actualidad, y como siempre, no debe ser, únicamente, un conocedor de la disciplina que enseña, un experto en técnicas y estrategias, y un investigador, sino que, además, debe ser guía experimentado en la formación humana y científica del estudiante.

 

Sara Roldán Roldán,

Secretariado para la Misión Educativa Lasallista

Distrito Antillas-México Sur

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

 

 

 

 

signo2 Logo IALU     3 bice4 iila  5 logo esperanza web  6 logo observatorio web logo car  7 CLAR

Ir Arriba