ILDP19 Poster ESP

Cercanos al 21 de septiembre compartimos con ustedes información sobre las Jornadas Internacionales Lasallistas por la Paz (JILP). Este año celebraremos el tema: "La Paz SIEMPRE es posible", en sintonía con la temática del instituto "Grandes Cosas son Posibles".

Invitamos a toda la familia lasallista, escuelas, universidades, departamentos de Pastoral y a los diferentes grupos de la RELAL a generar proyectos y actividades creativas para estas Jornadas Internacionales Lasallistas por la Paz (JILP).


Explicación del tema: 

Tema: ¡La paz siempre es posible!

El tema de la Jornada Internacional Lasallista por la Paz (JILP) de 2013 bajo el lema “La paz es posible”. Los temas desarrollados año tras año revelaron el deseo y la pasión de los Jóvenes Lasallistas por promover y difundir la paz. Creemos que la paz es posible. Queremos reafirmar nuestra convicción invitando a todos los Jóvenes Lasallistas para reivindicar, proclamar y probar con acciones concretas que #LaPazSiempreEsPosible

Además, nuestro lema se deriva del que el Instituto ha asumido para este año “Grandes cosas son posibles. Superando divisiones mientras respetamos nuestra originalidad. Diálogo interreligioso.”

“La situación actual del país necesita fuerte atención de sus creyentes, quienes pueden trabajar juntos por la construcción de la paz”, dijo el Hno. Christoph Schneider, miembro de la comunidad eclesial de Taizè, refiriéndose a la situación particular que Colombia vive en relación a la violencia indiscriminada que sufre como nación debido a las diferencias causadas ante el proceso de paz.

Vivimos día tras día, como en cualquier parte del mundo, sin la esperanza de un lugar pacífico donde los ideales y sueños de las personas no sean cortadas por el egoísmo, la indiferencia, la discriminación, el resentimiento y el deseo de poder. Eso destruye el deseo de mucha gente por trabajar en la construcción de un mundo mejor, donde la coexistencia saludable, la cooperación mutua, el trato respetuoso y fraterno y las oportunidades para progresar, nos motiven a poner toda nuestra fuerza y compromiso en esta obra, que es la obra de Dios.

Por supuesto, en nosotros está la posibilidad de que este mundo sea transformado en lo que queremos y en lo que realmente necesitamos. Pero debemos trabajar juntos, vivir con nuestras diferencias y actuar como la iglesia de Dios, el templo de lo trascendente, donde hablamos de lo divino que existe dentro de todas las personas que claman a nosotros, “¡vamos!, ¡aún hay oportunidad!”. Estamos llamados a hacer uso de lo que es común en todos nosotros y que puede unirnos, la fe, para dar paso a una verdadera experiencia comunitaria donde las diferencias sean nuestras más grandes oportunidades, con el fin de crecer, evolucionar y crear un mundo más feliz donde todos quepamos.

Sí, grandes cosas son posibles y la paz siempre es posible. Unámonos y superemos las diferencias a través de la paz. La paz requiere un trabajo duro. Y ese trabajo duro puede traer dolor, pues incluye la pérdida de comodidades. ¡Aventurémonos con la paz y digamos no a las divisiones, no a los conflictos, no a los estereotipos, no al odio, no a las suposiciones, no a la violencia!

Creemos firmemente que “…el planeta no necesita más gente exitosa. Sino que necesita desesperadamente más pacificadores, sanadores, restauradores, narradores y amantes de todas las especies. Necesita personas que vivan bien en sus hogares. Necesita personas con coraje moral que quieran unirse a la lucha para hacer el mundo habitable y humano.” David W. Orr, Literatura ecológica: educando a nuestros niños para un mundo sostenible.

 

 

 

Ir Arriba